Compuesto por dos músicos invidentes de Malí, esta agrupación es considerada como una de las más representativas de África. Se caracterizan por mezclar la música autóctona de su región con ritmos como el blues, el jazz y la música electrónica. Se conocieron hace 30 años en una institución para jóvenes ciegos y han producido música desde entonces.
Su disco Dimanche á Bamako, de 2005, fue editado por Manu Chao y reseñado por la revista Times como uno de los 100 mejores álbumes de la década.