Estudios han demostrado que cuando las persona meditan, su cerebro tiene
cambios positivos que se traducen en menos ansiedad y estrés. Esta práctica
aumenta la habilidad mental, impulsa la imaginación y la creatividad, quita la
tensión física, permite más control sobre los pensamientos y ayuda a desarrollar
un estado más espiritual. Las primeras veces no será nada fácil, pero la práctica
facilita la rutina. Recuerda que el yoga te ayudará en este camino.