Nació en Cali pero se vino a vivir a Bogotá desde los nueve años. Desde 1993 está inmerso en la escena musical.

En su segundo año como programador de artistas del Rock al Parque, Chucky García, (comunicador social, periodista, libretista y escritor) nos hace un balance con cabeza fría de lo que dejó la última versión, sus expectativas para el futuro del festival y su forma de vivir el ocio.

@chuckygarcia

 

GO: ¿Proyectos actuales?

CG: Actualmente estoy trabajando en la programación de artistas de la edición de Rock al Parque 2015. También hago una fiesta de música tropical experimental que se llama Goza con el láser y, tengo un proyecto junto a otra persona, de un ciclo de música de autor llamado Canción Canción. Además, no he dejado de ejercer el periodismo musical.

GO: ¿Que repitas como programador de esta edición se debe al éxito del año anterior?

CG: Básicamente creo que el trabajo que realizamos y el esfuerzo de las entidades logró un muy buen festival. Tuvimos la suerte de que se dieron todas las cosas, la gente tuvo buena disposición e incluso el clima de Bogotá que es tan impredecible nos favoreció.

 

GO: ¿Qué rescatas de la última edición?

CG: La gente realmente disfrutó de otras actividades más allá de la música. Era un plan completo en el que se podía ir con los amigos y vivir la música, o acostarse en el  pasto si así lo querían. Además, se trabajó en la experiencia como tal y por ejemplo el último día no se hizo requisas, que aunque suene sencillo, es un adelanto impresionante. Igualmente me sorprendió mucho ver que el lunes a las 3 de la tarde estaba lleno el parque.

GO: ¿Alguna anécdota de Rock al Parque 2014?

CG: Cuando estaba supervisando los eventos del primer día en la media torta me llamaron a decirme que el sonido del escenario tres en el parque Simón Bolívar había fallado faltando dos bandas y nos tocó acomodarlos en el principal. Debimos reducir el tiempo de las bandas y adecuar todo.

GO: Has mencionado varias veces que el festival necesita un cambio generacional ¿Cómo se logra eso sin perder los fanáticos tradicionales?

CG: Es algo que toca hacer. Desde el año pasado estamos trabajando en un planteamiento gradual que involucre a nuevos públicos y que sirva de guía para los próximos años. Aunque el rockero bogotano es muy conservador, si se le mantiene involucrado en la programación y se le da la importancia que merece, el festival se vuelve más diverso e interesante.

Lo ideal sería involucrar a los niños y los padres de alguna manera  en los festivales al parque para que sean cada vez más incluyentes.

GO: ¿Cuál ha sido el mejor Rock al Parque para Chucky?

CG: Recuerdo especialmente el de 1997 porque fue el epicentro de las bandas latinoamericanas que estaban en la cúspide como Control Machete, Maldita Vecindad, Todos tus muertos, Animal y Kraken. Otro especial fue el de la edición de los 10 años.

GO: Chucky mantiene muy activo en redes sociales ¿Cuál es la importancia de twitter para ti?

CG: Aún me parece como magia negra (risas). Es un poder que tiene la gente para hablar de lo inmediato en una combinación de poder y anonimato. Por ejemplo, un momento tensionante fue hacer el lanzamiento del cartel y esperar ansiosos la nube de opiniones en redes sociales y luego tener que explicar y justificar la participación de La Etnia en un festival de rock.

El uso que le doy es básicamente para opinar, recomendar cosas que me gustan y hablar de lo irónico que es todo.

GO: Además de la música y el fútbol… ¿Cómo vive el ocio Chucky?

CG: Soy fan de Bogotá, estoy muy contento de vivir acá y me encanta disfrutar de espacios tranquilos y ocultos en los que me pueda perder. A veces paso toda la tarde en la cafetería del Museo Nacional trabajando con mi computador, o en el parque El Chicó. También es increíble la oferta de cines y de gastronomía que nos ofrece la ciudad. Acá uno nunca se aburre.

GO: ¿Cuál es el plan GO imperdible para hacer en Bogotá?

CG: Cada vez más personas  están adquiriendo el hábito de coleccionar vinilos y un buen plan es visitar las tiendas especializadas que hay en diferentes puntos de la ciudad como La Roma en Teusaquillo, RPM en la zona rosa, los coleccionistas del mercado de las pulgas, o en un sitio que se llama A seis manos que realiza reuniones mensuales de coleccionistas.