Es el primer parque acuático de la ciudad, y desde que abrió sus puertas no ha dejado de sorprender con nuevos espacios y zonas más divertidas para la familia. Niños y adultos pueden disfrutar de un jacuzzi gigante y piscinas pequeñas con olas y grandes toboganes. Kamikase es uno de los más rápidos, gracias a que no tiene ninguna curva y es empinado.
Recuerda llegar temprano, porque en horas de la tarde las piscinas se llenan.