Los asistentes al taller aprenden interpretando a un personaje conocido y admirado por ellos del ámbito del teatro, el cine o la televisión, con el propósito de construir su versión en la dimensión física, vocal, expresiva, social y comunicativa.

El objetivo es que el tallerista comprenda cuál es la forma más acertada para construir su personaje de una manera lúdica. Para certificar el proceso formativo, al final debes presentar una muestra dramática final.