Robert De Niro hijo rinde homenaje a su padre con un filme de 40 minutos, en el cual narra la vida del pintor, tomando como base la carrera artística y su diario. Un viaje íntimo a través de su vida sentimental alterada por la insatisfacción, que lo llevó a separarse en 1943, después de un año de casado y con un hijo recién nacido, reconociendo así su homosexualidad y viviendo altibajos que lo llevaron a experimentar viajes catárticos y profundas depresiones.