Temas como el Apartheid y el colonialismo forman parte de los contenidos emotivos de las obras del artista sudafricano William Kentridge, quien, a través de la incertidumbre y la duda, encuentra lo que él es y entiende de la vida. Esta vez, con su obra La Fortuna, describe cada uno de sus trabajos como algo distinto al frío azar estadístico, a través de sus diferentes disciplinas artísticas.