“Porque es el tiempo de atrevernos con la literatura ambiental y multicultural”.

Juan Alfredo Pinto

Mi primer viaje al Asia tuvo lugar en 1979 cuando me impuse la tarea de dar una vuelta al mundo. Desde entonces comencé a escribir y visité muchas veces diversas naciones de ese continente. Por espacio de veinticinco años estuve haciendo ensayos y libros de economía alternativa, medio ambiente y política económica.  Mas fue en aquel vuelo de los últimos días de octubre de 2007, rumbo a Nueva Delhi con la responsabilidad de representar a mi país como su embajador en India, cuando decidí que si las condiciones me lo permitían, escribiría literatura pura, cuento y novela.

No estaba entre mis cálculos que mi tarea como diplomático se extendería por más de seis años y cubriría ocho naciones, tampoco imaginaba que podríamos incidir de manera profunda en las relaciones entre Colombia y La India, menos aún que mi esposa iba a ser la primera colombiana en culminar un doctorado en ese país, que su hija Valentina sería la primera adolescente colombiana con dominio del idioma hindi y que la Academia de las Letras de India me acogería como uno de sus escritores. Todo eso ha sido generosidad de la vida, tal vez demasiado para mi condición de hombre del común, hijo de una maestra y de un empleado del Banco de la República.

Con mi libro de relatos Flor de Loto, busqué dar visibilidad a lugares del sur de Asia en América Latina llevando personajes de mi patria latinoamericana al Oriente. El fenómeno de esos cuentos ha sido notable, especialmente después de su traducción al inglés y al hindi. Estimulado por ese suceso, a todo lo largo del año 2012, en el período más intenso de la actividad diplomática, debí dedicar las madrugadas y los fines de semana a la escritura de la novela que publicaría en 2013 con el título “Atalaya XXI” en idioma inglés en Nueva Delhi, la misma que ahora ha visto la luz en español bajo el sello de Panamericana Editorial con este hermoso título Agua dulce, agua de mar.

La novela narra una tragedia ambiental que habría tenido lugar en Lima donde un centro de convenciones colapsa por efecto de la cuña marina, el incesante golpeteo penetrante de las olas del mar contra el litoral, exacerbado como consecuencia del cambio climático. Allí quedarán atrapados ocho expertos internacionales en medio ambiente y un traductor indio, los cuales vivirán diez días estremecedores. En paralelo, otra tragedia, de amor y celos, envuelve a una joven pareja de la burguesía peruana, hasta conocer sombrías manifestaciones de las pasiones humanas.

Si quieres llevarte un libro de Juan Alfredo Pinto, haz click en esta imagen.

rp_GanaGO-300x162.jpg