Esta exposición exhibe 31 esculturas, 32 dibujos, 26 películas y animaciones, 115 grabados y dos videoinstalaciones de William Kentridge. Una de las características de esta muestra es que pone en evidencia el proceso creativo de este artista sudafricano, destacando sus técnicas poco convencionales y su versatilidad en el uso de éstas y de materiales que le permiten explorar diferentes tendencias artísticas y abordar temáticas como la denuncia de las injusticias sociales en su país.