Los bogotanos juegan bolos desde 1941, cuando la Bolera San Francisco de la Av. Jiménez abrió sus puertas por primera vez. Siempre ha sido un deporte de interés de los capitalinos, por lo que hoy en día existen muchos lugares para ir a pasar un rato divertido con amigos y familia mientras gritas ¡chuza! Por ejemplo, La Bolera de Salitre, que cuenta con más de 20 pistas para jugar. Ve y diviértete jugando bolos.