Giralda quiere decir “la veleta que señala la dirección del viento en el techo de una iglesia o torre de algún palacio”. Así es este lugar, en el que se encuentra el café, la buena lectura y una selecta música para facilitar la tertulia y la conversación. Funciona en el Edificio Pedro A. López, mientras las comidas se mezclan con la música de un piano de cola en el ambiente ideal de una librería.