Para Leo Espinosa su cocina “es el resultado de la pasión por los alimentos locales, así como de la profunda admiración y respeto por los saberes ancestrales de los fogones negros, indígenas y campesinos”. Ahora en su renovado restaurante, visualmente más amplio, puedes disfrutar de platos como el salmón curado con cremoso de yacon,  raspado de salvia y germinado de manzana cítrica; y para defender el patrimonio gastronómico del país, ella misma sazona con ingredientes descubiertos en su viajes e investigaciones.