No hay nada más divertido para las vacaciones que visitar un museo interactivo: experimentos, ilusiones ópticas, ejercicios mentales y mucho más. Precisamente, este parque se ha consolidado como una de las mejores opciones para aprovechar el tiempo libre, con un gran contenido educativo que deja a todos en casa ¡con los pelos de punta! Además, no dejes de comer en su restaurante.