Cine Entrevista - César augusto AcevedoCésar Augusto Acevedo

Cine - Entrevista - Jose Luis RugelesJose Luis Rugeles

Cine - Entrevista - Cristina GallegoCristina Gallego

Cine - Entrevista - Carlos OSunaCarlos OSuna

 

GO estuvo con los directores que nos representaron en el festival de Cannes 2015. Por primera vez tres películas de nuestro país hacen parte de la selección oficial de este evento: La tierra y la sombra de César Augusto Acevedo; Alias María de José Luis Rugeles y El abrazo de la serpiente de Ciro Guerra con la producción de Cristina Gallego.  Igualmente El Concursante de Carlos Osuna fue uno de los proyectos seleccionados de nuevos directores.

PREMIOS

GO: Cuéntanos sobre ti

César Augusto Acevedo: Soy oriundo de Cali, tengo 28 años, cinéfilo y me encanta escribir. Esta es mi opera prima, tengo muchas expectativas!!

José Luis Rugeles: Bogotano de nacimiento, graduado de Cine y Fotografía de Unitec en 1991. Tengo experiencia en producción de comerciales y dirección de cine.

Cristina Gallego (Productora de El abrazo de la serpiente): Bogotana, graduada de cine y televisión de la Universidad Nacional de Colombia. Desde 1998 fundamos Ciudad Lunar Producciones junto a Ciro Guerra.

Carlos Osuna: Bogotano y graduado como maestro de artes visuales de la Universidad Javeriana enfocado en la realización de cine y video arte.

GO: ¿Háblanos sobre la película?

C.A.L.: Es la historia de una familia campesina que debe separarse por el avasallador resultado del progreso que los rodea. Muestra la importancia de mantener los lazos con los seres queridos y con la tierra.

J.L.R: Cuenta la historia de una niña guerrillera que tiene  que decidir qué hará con su embarazo, debido a las rigurosas política de hijos en la selva.

C.G.: Es una producción llena de magia. Al principio parecía imposible lograrla pero la naturaleza nos ayudó con el clima y condiciones espaciales. Muestra encuentro entre el último sobreviviente de una tribu y dos científicos que están buscando una planta que podría curar sus males.

C.O.: Está basada en una historia real que vi, de una fila de diez días para reclamar una olla a presión de una conocida marca de condimentos. La película muestra una situación similar en la que el protagonista se enfrenta a varias dificultades por el dichoso premio y cómo de una simple promoción nace una revolución.

GO: ¿Importancia del cine colombiano para ti?

C.A.L.: Es una forma de sacar lo que uno tiene adentro. El cine nos permite contar historias que a la larga son básicamente retratos de nuestras propias realidades, contadas de una manera artística.

J.L.R: El cine colombiano está teniendo una aceptación a nivel internacional y es una forma de mostrar nuestra realidad.

C.G.: Aunque nuestras película tienen un porcentaje mínimo en las salas, es un cine honesto, y luchado. Así que su valor es incalculable. Obviamente falta mucha promoción y asistencia, pero que se vean las producciones en el exterior es una muestra de la gran evolución de nuestro arte.

C.O.: El cine y en especial el cine colombiano es un arte dedicado a dimensionar lo que en realidad somos. Puede que en las salas no nos vaya muy bien pero por su calidad tiene éxito en festivales internacionales y se sigue moviendo por su veracidad.

GO: ¿Alguna Anécdota durante la grabación?

C.A.L.: Hicimos un casting muy grande para encontrar los personajes, y luego de arduas jornadas no logramos encontrar quien se acomodara a las características que quería. En un momento nos fijamos en la persona que hacia el aseo en el teatro en el que lo estábamos realizando y nos pareció perfecto. Luego de la prueba no teníamos dudas, habíamos encontrado al protagonista.

J.L.R: Varios obstáculos. Al principio nos tildaban por hacer otra película que mostraba el conflicto y fue duro posicionar el tema hasta que se dieron cuenta que tiene un contenido especial. Cuando encontré la protagonista perfecta estaba muy contento y en algún momento del calendario cambió la locación de los Llanos al Magdalena Medio y para no cambiarla a ella, nos tocó hacer muchas diligencias de permisos en el colegio y convencerlos que era una película seria y no un proyecto raro (risas).

C.O.: (Risas) Cuando íbamos a las locaciones que son barrios populares a cuadrar algunos asuntos de la grabación, tomamos un taxi que curiosamente nos cobró un precio razonable y no nos dio en la cabeza comor turistas. Yo le agradecí al señor por eso, y me contestó – Bueno, lo que pasa es que no sé por qué vienen a estos barrios ¿En qué película están metidos?

C.G.: Grabamos en el amazonas. Cada día era una anécdota con el clima, los insectos y demás condiciones. Todos estuvimos enfermos en algún momento y se nos atrasaba el rodaje porque sencillamente la selva no quería dejarnos grabar. Afortunadamente siempre logramos superar todo.

GO: ¿Cuál es tu plan para disfrutar Bogotá?

C.A.L.: Aunque no salgo mucho, Bogotá es una ciudad amigable, que se disfruta más cuando uno sale a caminar y detallar lo que en carros o buses no se puede observar.

J.L.R: Ir a cine en lugares como Cine Tonalá o las demás salas alternas, escuchar música en sitios underground. En general dejarse seducir por la cultura que vibra por debajo de las corrientes tradicionales.

C.O.: Me encanta caminar, y Bogotá se presta para eso. Recomiendo que si de verdad quieren conocer la ciudad se den una vuelta por el Parkway en la Soledad. Hay muchas cosas para hacer.

C.G.: Solo veo cine (Risas). Recorrer las calles de lugares icónicos como Chapinero, la Soledad, La Candelaria. También montar en Transmilenio y vivirla de una manera muy urbana.