Chef suizo reconocido por su restaurante Simon Bistró Latino. Se ha destacado no
solo por el sabor de sus platos sino por su creatividad y versatilidad.

GO: ¿Qué es lo que te distingue de los demás cocineros?
S.K.: La creatividad, el respeto al comensal y el gusto por el
producto local.

GO: ¿Cuál ha sido el plato más exótico que has probado?

S.K.: Los Chapulines en México.

GO: ¿A quién te gustaría cocinarle y qué le prepararías?

S.K.: A los habitantes de la calle y les prepararía una humeante
sopa boyacense en una fría noche bogotana…

GO: ¿Qué comes en tus días de ocio?

S.K.: Pastas.

GO: ¿Qué piensas del crecimiento de la comida rápida?

S.K.: Un mal deliciosamente necesario.

GO: ¿Cómo está Colombia frente al mercado gastronómico del mundo?

S.K.: Costoso y aún en pañales en cuanto a su enorme potencial.

GO: ¿Qué no puede faltar en la cocina?

S.K.: Pasión.

GO: ¿Cuáles son tus ingredientes preferidos?

S.K.: Los de origen campesino.

GO: ¿Qué plato le recomiendas a GO para celebrar su aniversario?

S.K.: Un Ceviche de Raca Mandaca en la cevichería de Simon.

GO: ¿Estás de acuerdo con la frase: “la comida entra por los ojos”?

S.K.: Sin duda, pero finalmente es el paladar quien aprueba.

GO: Un sabor que describa a Bogotá

S.K.: Las guascas…

GO: ¿Qué te llevó a tomar la decisión de ser chef?

S.K.: ¡El hambre! Desde niño era muy glotón, obviamente luego llegaron la
pasión, el conocimiento y el inmenso gusto de atender y consentir a través
de la comida a los amigos, novias, familiares y, más adelante, a los clientes.

GO: ¿Cuál fue el primer plato que preparaste?

S.K.: Spaghetti alla Bolognesa.

GO: ¿Qué comida te transporta a la infancia?

S.K.: Los hongos silvestres….

GO: ¿Cómo te imaginas el restaurante de tus sueños?

S.K.: En la Patagonia, orgánico, autosostenible desde la huerta hasta
las proteínas…

GO: Hablando de gastronomía, ¿cuál es la ciudad de Colombia que
prefieres?

S.K.: Indudablemente, Bogotá, pero prefiero más el campo, las plazas y los
pueblos….