Según Naciones Unidas, es el deporte insignia de la paz. Creado por el doctor Hermann Brandt, destaca al deporte como un espacio para construir una sociedad armoniosa y consiste en evitar el contacto físico y la superioridad entre géneros. Consiste en dos equipos de 9 o 5 jugadores que compiten por anotar puntos. Con balones y marcos oficiales, el tchoukball en equipo es practicado actualmente por estudiantes de cuatro colegios de la capital y se está organizando un campeonato intercolegiado.