Ellos también necesitan cuidados en la piel y protegerse del paso del tiempo. Ya no son las mujeres, las únicas con derecho a ser vanidosas, ahora el mercado de los productos de belleza amplió su portafolio.

Evidentemente la piel masculina es más gruesa y aparentemente más resistente que la femenina, por eso los cuidados deben ser diferentes y aquí te traemos unos tips.

  • Usar un producto hidratante después de la afeitada.
  • El mercado ofrece una amplia gama de cremas para contorno de ojos, dirigido a aquellos que han pasado los 30 años.
  • El bloqueador solar no puede faltar en ningún tipo de género.
  • Las lociones tónicas ayudan a controlar el nivel de grasa sin deshidratar la piel.
  • Ten en cuenta que los productos para el cuidado de la piel masculina están preparados a base de ácidos grasos omega y vitamina A y C, que ayudan a mantener la piel hidratada y descansada.

Estas mascarillas son ideales para la piel masculina por sus propiedades:

  • Mascarilla de aguacate:

Medio aguacate y una cucharada de aceite de oliva son suficientes. Mézclalos muy bien y cubre la cara, la barba y el cuello por 15 minutos. Asegúrate de que la capa no sea ni demasiado ligera, ni demasiado gruesa. Es perfecto para humectar. Retira muy bien con agua y si tienes barba utiliza shampoo para eliminar residuos.

  • Mascarilla de pepino:
El pepino no solo sirve para ponértelo en tus ojos y bajar esas bolsas o hinchazón. Si lo mueles muy bien y lo esparces por la cara, dejará la piel hidratada y súper fresca. Retirala con agua bien fría después de 15 minutos, para maximizar el efecto.
  • Mascarilla de limón y miel:
Si tu objetivo es deshacerte de manchas en la piel, mezcla muy bien una cucharada de miel con una de limón, cubriendo el rostro y dejándola actuar. Es muy importante que no te dé el sol después de usarla; el ácido del limón puede causarte más manchas de las que retira. También sirve como exfoliante.

LA BARBA
ESTÁ DE
MODA

Esta es una de las tendencias más fuertes en belleza masculina, es un look que permite disimular imperfecciones y resaltar las facciones más atractivas del rostro, pero cuidarla y mantenerla prolija no es fácil. Por eso te compartimos unos trucos:

  • La barba se enfrenta a una gran cantidad de bacterias, desde restos de comida, hasta diferentes partículas que están en el ambiente, frente a esto se recomienda lavarla en el día y en la noche. ¡Cuidado! el champú debe ser especial, no puede ser el mismo que usas para el cuero cabelludo.
  • Después del lavado, es necesario hidratarla con un bálsamo o aceite especial para evitar que las puntas se quiebren.
  • Debes recortarla frecuentemente y elegir una buena loción.
  • En las barberías puedes encontrar variedad de ceras con las que puedes dar forma a la barba y evitar que se vea despeinada o desordenada.
  • No olvides visitar al barbero mínimo una vez al mes, cada barba es un mundo diferente y todo parece indicar, que no es una moda pasajera, sino una tradición que logró evolucionar.

¿SABÍAS QUÉ?

  • La barbería es una de las profesiones más antiguas y respetadas del mundo. Durante la edad media los barberos también eran cirujanos y dentistas, además realizaban sangrías que consistían en la extracción de sangre con el fin de curar enfermedades, ventosas y enemas.
  • El llamado poste de barbero, caramelo o cilindro tienen estos colores debido a las sangrías que realizaban, se dice que en un comienzo eran solo rojo y blanco. Rojo por la sangre derramada durante las operaciones y blanco por las vendas utilizadas; estas se colocaban en un palo para que se secaran con el sol. El color azul se añadió posteriormente, haciendo alusión al color representativo de los cirujanos.
  • Durante el siglo 19 las personas iban a la barbería no solo a cortarse el pelo y la barba sino a practicar juegos de mesa, charlar y hasta debatir sobre política.
En Bogotá, uno de los barberos más antiguos y reconocidos es don Pedro Cristancho, con 81 años. Trabaja en la barbería La Holandesa, una de las más tradicionales ubicada en el Centro de la capital.
» Barbero que no sea parlero
no lo hay en el mundo entero «