La despensa abierta de la ciudad
Si hay un lugar en Bogotá, que despierte todo tipo de pasiones, es la plaza de mercado. Estos corredores repletos de frutas, verduras, plantas, esencias, carnes, pescados, aliños, productos de aseo y útiles herramientas para el hogar, albergan en su interior una historia de tradiciones, sabores, olores, colores y formas que agradan los sentidos y el bolsillo.

Una rica historia

Cerca del año 1861, los primeros mercados se organizaban y realizaban en la Plaza Mayor, actualmente conocida como la Plaza de Bolívar, donde los días viernes se daban cita todas las clases sociales. Sin Embargo, tres años después, el gobierno prohibió por completo esta práctica y construyó la Plaza de la Concepción, congregando a todos los vendedores en un solo lugar.

La Plaza de Las Cruces, es la más antigua de la capital. Fue construida entre los años 1924 y 1928, y con 91 años de existencia, es una de las más visitadas. Desde su creación, empezaron a tomar forma otras plazas capitalinas, donde familias campesinas y de descendencia popular de los barrios más tradicionales, establecieron sus negocios, creando así una de las culturas económicas y culinarias más importantes del país.

Plazas para todos

En nuestra ciudad, existen un total de 44 plazas de mercado. Se distribuyen en 19 distritales (1 en cada localidad urbana) y 25 de caracter privado. Todas ellas son muy concurridas por propios y extranjeros, quienes, además de encontrar productos frescos a precios muy cómodos para el bolsillo, viven una experiencia gastronómico y cultural que despierta todos sus sentidos.

Plazas destacadas
Plaza de Paloquemao
Cl. 19 # 25-04 / Lun-Dom 7:00 a.m. 4:30 p.m.

Plaza del 20 de Julio
Cra. 6 # 24-60 Sur / Lun-Dom 6:30 a.m. 5:00 p.m.

Plaza de Las Cruces
Cl. 1F # 4-60 / Lun-Dom 7:00 a.m. 5:00 p.m.

Plaza del Restrepo
Cra. 19 # 18-51 Sur / Lun-Dom 7:00 a.m. 4:45 p.m.

Corabastos
Av. Cra. 80 # 2-51 / Lun-Dom 4:30 a.m. 3:30 p.m.

Sin plaza, no hay ciudad

Las plazas de mercado son un punto de reunión y un tributo al origen de lo que somos como sociedad. Se convierten en un punto de encuentro cultural, gastronómico, comercial y hasta religioso, en el que la diversidad de Colombia sale a relucir con productos, alimentos y artículos provenientes todos los rincones del país.

Además, es una fuente que provee a cerca de 9 millones de habitantes de productos frescos de la mejor calidad, recién salidos de la tierra, el mar y los ríos. Comprar en las plazas de mercado, es deleitar el paladar y apoyar la labor de nuestros campesinos.

Plaza de las Cruces

Plaza del 20 de julio

Corabastos

Plaza de Paloquemao

Un motor de la economía local

Una buena manera de ahorrar dinero y de paso fomentar el trabajo del agro, es que comprando productos locales en la plaza, no se paga de más, ya que reduces parte de impuestos mientras que en las grandes superficies, si debes gastar más debido a los sobre costos por intermediarios o aranceles de importación, que en algunos casos, puede ser hasta de 30% de incremento.

Visto así, una plaza capitalina puede vender hasta 183 toneladas de alimentos al mes, según datos entregados por el Instituto Para La Economía Social (IPES) en 2018. Estas ventas, permiten que al menos 3.900 familias que tienen sus puestos en la plaza, puedan vivir.

Las plazas en números
  • Se estima que las 19 plazas de mercado distritales, cuentan con un total 3.862 locales.
  • Durante el año 2018, se destinaron 5.000 millones de pesos para adecuación y remodelación de las plazas, según el IPES.
  • Este dinero ya ha alcanzado 17 plazas que hoy cuentan con cocinas y tuberías de servicios públicos, nueva iluminación y pintura locativa.
  • La plaza del Samper Mendoza, ahora cuenta con puntos de lectura, mientras la de La Perseverancia es un espacio cultural con murales exteriores.
  • La plaza que más recibió dinero para refacciones fue la de Trinidad Galán ($170.000.000), invertidos en un punto de lectura, cambio de pisos, reparación de dos cocinas.
  • La plaza que más vende comida por toneladas al mes, es la del Quirigua, con un total de 183, según un estudio realizado por Caracol Radio.

Plaza de Mercado Del Samper Mendoza

Plaza de Mercado de Trinidad Galán

GASTRONOMÍA
Cultura y tradición culinaria
Ir a la plaza de mercado es todo un placer para los sentidos. Los amantes de la buena cocina se sienten de regreso a su infancia ante la oferta de productos de primera calidad con los deliciosos olores y sabores que se consiguen en cada uno de estos templos y que nos hacen reconectarnos con nuestros orígenes.

Alimentos criollos y extranjeros

La gastronomía local e internacional, se ven potenciadas con las diferentes opciones que colman cada uno de los locales de las plazas.
La riqueza de la cultura culinaria colombiana sobresale y tiene seguidores por millones en el planeta, pues con la variedad de centenares de frutas propias del trópico, exóticas y especies de papa que solo se cultivan en esta tierras como la R12, la criolla, pastusa o de año, se ha convertido en un referente gastronómico en todo el mundo.

En la canasta de frutas y verduras premium, no se pueden dejar afuera delicias foráneas como el maíz cuzco, propio de los mejores ceviches del mundo, tubérculos como la batata y el camote del Perú, toda la variedad de ajíes y chiles mexicanos, exclusivos cortes de carne argentinos como el Matambre y los famosos chorizos españoles.
Todo Colombia reunida en la mesa
Nuestro país se da el lujo de contar con un clima tropical privilegiado, una ubicación geográfica que le permite tener todos los pisos térmicos en cortas distancias, que hacen que la diversidad de frutas, verduras y carnes animales, lleguen frescas a las mesas de todos los colombianos. Las plazas de mercado son un centro de pluriculturalidad, en el que los ingredientes para un ajiaco (pollo, guascas, etc), un sancocho trifásico (mazorca, yuca, etc), una bandeja paisa (aguacate, plátanos, chicharrón), un arroz atollado (carnes, verduras), una mojarra frita con arroz con coco o una mamona a la llanera, son muy fáciles de adquirir.

Todas las regiones se ven representadas en alimentos y artículos de todos los precios imaginables. Desde los pescados del caribe y el pacífico, los tubérculos de la región andina, los frijoles antioqueños, el carambolo vallecaucano y la lechona del Tolima grande, la plaza es el centro en el que todo un país, se sienta a la mesa para sentirse orgulloso de su tradición y cultura gastronómica.

Plaza de Mercado 7 de Agosto

Los restaurantes, otra buena opción

Quizá cocinar no sea lo tuyo, pero eso no es excusa para degustar un plato con todo el sabor. Dentro de cada uno de estos espacios de abastos, encuentras restaurantes ubicados en los extremos de las plazas, en los que a muy buen precio, pruebas delicias arraigadas a nuestro país con el plus de comerlos con productos recién sacados de la tierra y proveídos por los mismos locales.

En mesas apostadas a las afueras de los restaurantes, locales y extranjeros, derriban las barreras idiomáticas y los primeros sirven de guías culinarios para explicarle a los turistas las bondades (en todos los aspectos), de comerse un ceviche o un jugo de borojó.

Recorridos gastronómicos a la orden del día

Seguramente has visto pasar asiáticos o ¨Gringos¨ con cámara en mano y en grandes grupos, observando asombrados nuestra frutas y productos. Pues bien, es muy común y fácil poder reservar estos recorridos, en los que además de aprender más acerca de la diversidad cultural, pruebas frutas y verduras, que hasta siendo colombiano, quizá no hayas comido antes.

Cada plaza tiene su encanto, por ejemplo, en Paloquemao, los tours gastronómicos se fundamentan en el conocimiento de las frutas. En la del 20 de Julio, propios y extranjeros tienen la opción de acercarse a la comida criolla como la gallina, sudados etc, mientras que la del 12 de Octubre, cuenta con una fritanga poderosa.

Plaza de Mercado del Restrepo

Tomates frescos rellenos de pasta corta y atún

Ingredientes:

  • 5 tomates grandes
  • 2 latas de Atún
  • 1/4 de taza de perejil italiano fresco
  • 2 cucharadas de alcaparras escurridas
  • 3 cucharadas de jugo de limón
  • 2 cucharaditas de ajo finamente
  • picado
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de pimienta en polvo
  • 100 gramos de pasta corta.

Preparación:

  • Corta una rebanada muy delgada en la parte inferior de cada tomate a manera de base para que se sostenga en el plato. Corta una rebanada delgada en la parte superior de cada tomate. Retira la pulpa del tomate con ayuda de una cuchara. Pica la pulpa y resérvala.
  • Cueces la pasta hasta que quede suave por fuera y firme por dentro. En un tazón hondo mezcla la pulpa de tomate picado, el atún, la pasta cocida, el perejil picado, el jugo de limón, el ajo, la sal y la pimienta.
  • Coloca la mezcla de atún dentro de los tomates. Decora con ramitas de perejil y añade alcaparras.
El antojo entra por los ojos
Bien reza el viejo adagio, que el gusto entra por los ojos y que una buena manera de conquistar, es por el estómago.
En las plazas surge el amor por la comida, la vida sana y el bienestar para el cuerpo y el alma. Deja que tus senidos se agudicen y antójate de visitar los mercados de la capital.
BIENESTAR
El ABC de la sabiduría popular
En Colombia, todos somos expertos médicos, auxiliares de farmacia, enfermeros, homeópatas y consejeros naturistas. Para todo mal (o bien), existe una cura, y es que los remedios caseros basados en las plantas medicinales, han pasado de generación en generación, quitando los malestares del cuerpo, el alma, e incluso hasta del guayabo, mal de ojo y de amores.
Plaza del Samper Mendoza

La plaza: el hogar de los todólogos

En los mercados mayoristas abundas las soluciones a las enfermedades, los malestares y hasta las penas de amor. Millones de compradores se desplazan a estos espacios para conseguir toda suerte de productos que, mejoran la calidad de vida. En Bogotá, existen plazas especializadas en la venta de hierbas, matas y flores. La meca en este sentido, es la del Samper Mendoza, un mercado que también cuenta con la particularidad de ser el único en abrir en jornada nocturna.

Todas las plazas de la capital, tienen en su interior numerosos locales en los que solo necesitas decir cuáles son los síntomas y generosamente los conocedores te van a recomendar qué comprar.

Para todos los gustos y necesidades
Plantas dulces y amargas, hierbas medicinales, matas, semillas y también fórmulas esotéricas, son adquiridas por los clientes que buscan en las propiedades que cada una ofrece, mejorar su salud, atraer la suerte y potenciar su vida de pareja.

Según estudios del IPES, en la ciudad, se pueden vender hasta 700 arrobas mensuales de diferentes clases de hierbas por plaza, para suplir la demanda de las personas que acuden diariamente a obtener estos productos. Las fechas en las que más se mueve este mercado, son la Semana Santa, el 31 de octubre y las festividades de navidad y fin de año, en las que las tradiciones y agüeros en los hogares, son la constante.

Entre las hierbas medicinales más solicitadas, se encuentran la hierbabuena, menta, sábila, eucalipto, diente de león y limonaria, que a su vez son usadas en infusiones, bebidas aromáticas y preparaciones que todos podemos hacer en casa.

En GO, también tenemos nuestra fórmulas naturales con hierbas y frutas, y te recomendamos algunas de ellas para que las tengas en cuenta a la hora de recuperar a cualquier enfermo:

Para la tos, té de pimienta negra y miel: Necesitas una cucharadita de pimienta y dos cucharadas de miel. Mezcla todo en una taza y agrega agua hirviendo; déjalo tapado durante 15 minutos y bébelo.

Para la gastritis, licuado de pera y jengibre: Pela y corta la pera, ponla a hervir en un vaso de agua junto a un pedacito de jengibre, pasa esta mezcla por la licuadora y bébelo.

Para la migraña, cáscara de sandía: ponte un pedazo de cáscara de sandía sobre las sienes y déjalo allí hasta que se te quite el dolor.

Para el estrés, manzanilla: Prepara una taza de agua y pon 4g de flores de manzanilla. Deja reposar por 10 minutos y bebe una o dos tazas al día.

Para el insomnio, flores de naranjo: Toma una infusión de estas flores o inhala el aceite esencial que contiene, durante unos minutos antes de ir a la cama.

Para la irritación de colon, aloe vera: basta con tomar dos cucharadas de gel de este producto durante una semana en las mañanas.

Para la congestión nasal, cúrcuma, jengibre, pimienta y canela: Haz una infusión mezclando un poquito de todos estos productos en agua y déjalo hervir. Tómalo caliente antes de ir a la cama.

Para el dolor de garganta, té de eucalipto: Puedes hervir las hojas de eucalipto con agua y cuando esté tibia, cubre tu frente con un paño e inhala el vapor. También puedes beber esta infusión, colándola antes.

NEGOCIOS

La economía de la plaza

Sólo un rincón de Bogotá logra almacenar en su interior una alacena que nutre la ciudad, y que a la vez, alimenta a la sociedad, generando ingresos a miles de familia en el campo y en la ciudad, dentro de un sistema en el que la agricultura, es una de las industrias que sostienen la actividad económica.

Motor de la economía global


Las plazas de mercado son un eje de desarrollo, que mueve diferentes eslabones de la economía. Como primer medida se encuentra el campesino, que aporta sus tierras y es el menos favorecido económicamente en este proceso, luego aparecen los vendedores de las plazas, quienes gracias a sus locales reciben un sustento. Más de 3.200 familias poseen un espacio alquilado en cada una de las 19 plazas distritales de la capital.

y es que conocedores de los ciclos de la tierra, son los menos beneficiados dentro de este sistema, pues debido a los tratados de libre comercio, ven disminuidas sus ganancias. Después, aparecen los vendedores de las plazas, que reciben un sustento a través de sus locales dentro de las plazas. Más de 3.200 familias poseen un espacio alquilado en cada una de las 19 plazas distritales de la capital.

Los compradores, encuentran una oferta interminable de productos de todos los lugares del país, que les permiten no solo preparar deliciosos platos, sino comparar precios, encontrar ofertas seleccionadas y entender mejor las temporadas de cosecha que hacen que los precios bajen, favoreciendo la ya golpeada canasta familiar.

Precios buenos, bolsillo contento


Quienes tienen en su preferencia los mercados distritales o privados, entienden la manera en que se puede ahorrar dinero. Cuando evitas comprar en grandes superficies, encuentras alivio para el bolsillo, teniendo en cuenta que los precios en estos almacenes de cadena, incrementan el producto entre un 24% y 27%.

Otra ventaja que trae las plazas, son las ofertas de menudeo, tan necesarias para que la plata rinda. Para un colombiano, la técnica infalible de ahorrar es regatear. Pedir un descuento o una ñapa, nunca pasa de moda, así mismo, puedes aprovechar las rebajas en alimentos que están próximos a vencerse, que comúnmente vienen empacados en una bolsita, que encuentras a $1.000 o $2.000. Si requieres cantidades mayores de comida, la opción es comprar por arrobas y kilos, así el costo unitario es menor.

La canasta promedio de las familias bogotanas


En Colombia todo sube, menos el salario mínimo ($828.116 para 2019). El pago que reciben los trabajadores, no alcanza para mucho y es necesario hacer magia. La canasta familiar, incluye productos como arroz, harina, aceite, sal, azúcar, café y huevos, pero a medida que se necesita armar un mercado completo con productos de aseo, cárnicos y demás, las cuentas no dan.

Las plazas son un apoyo fundamental, porque permiten comprar productos ¨comodín¨, como los granos y tubérculos que son una fuente de proteína, que te permiten acompañar una comida. Otra opción es comprar por cantidades, artículos básicos como el papel higiénico; los puedes adquirir por pacas de hasta 50 unidades y el costo unitario baja.

El agro colombiano y sus retos


En épocas complicadas para la economía global, Colombia enfrenta retos.Nuestro campo tiene una capacidad alta de producción que aún no se desarrolla a totalidad, debido a la precariedad de las máquinas y la tecnología utilizada.

Lejos de lo negativo, el agro colombiano es uno de los más prósperos en la región andina. Sus fortalezas pasan por la fertilidad de la tierra y la variedad de clima que permite sembrar cualquier tipo de cultivo.

Las plazas de mercado y el descubrimiento por parte de los extranjeros de una cultura gastronómica con herencia indígena, es un gran atractivo.

 4.3 millones de extranjeros, visitaron el país durante en 2018, lo que dejó un incremento de 10.1% con respecto a 2017, según Cotelco. Es importante seguir fomentando el desarrollo de las plazas de mercado, un punto de encuentro turístico obligado, ya que al día, solo la plaza de Paloquemao, recibe unos 40 foráneos. Cada una de las plazas representativas de Bogotá tiene su encanto, de ahí que sea relevante sostener el apoyo, mantenerlas limpias y con facilidades como wi-fi para ofrecer un servicio integral, pues estos espacios son una vitrina turística.